1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

El Olfato, centro de las emociones.

Podemos distinguir unos 10.000 olores diferentes, lo que contribuye a la riqueza del sentido del gusto. Es bastante sabido que hay cuatro sabores básicos: dulce, amargo, ácido y salado, las infinitas variantes de los matices se originan por la combinación con los olores.
El olfato es el único de los sentidos que es imposible cerrar a voluntad; está tan ligado a la respiración que no podemos dejar de oler por mucho tiempo.
Sin embargo, es también el único que se satura, a los pocos minutos de sentir un aroma ya no lo percibimos más.

Asimismo es el único que no tiene mediación en su llegada al cerebro. Hay un nervio óptico, un nervio auditivo, nervios gustativos y táctiles que conducen los estímulos a las células nerviosas, pero el bulbo olfatorio está en contacto directo con las neuronas, a tal punto de que muchos lo consideran una prolongación del cerebro. Las moléculas olorosas ingresan por la nariz y toman contacto con la humedad del mucus y así pueden ser recepcionadas por los cilios de las células olfatorias, una especie de minúsculos pelos. Inmediatamente, en fracciones de segundos, hay un proceso de identificación y de conexión con el sistema límbico*, la sede de las emociones. Este es el motivo por el cual todo aroma es evocador, ninguno es indiferente. Tal vez la lavanda nos trae a la memoria la abuela que de niño nos mimaba y el alcanfor los tristes días de una enfermedad infantil.

Pero aquí no termina la influencia de los olores, sino que el sistema límbico se conecta por una parte con el hipotálamo y por la otra con la corteza cerebral. En el hipotálamo está el centro de regulación del sistema hormonal, desde donde se influye muchísimas funciones, por ejemplo la relajación o la estimulación del organismo, y por supuesto, el deseo sexual.

En la corteza cerebral están radicadas las funciones del intelecto. Cuando el efecto del aroma alcanza esta zona del cerebro, se puede pensar con mayor claridad como sucede con la menta o se fijan mejor los datos en la memoria con el romero o se agiliza la relación de los conceptos con el limón.

Información extraída del Curso de Aromaterapia del Instituto de Terapias Naturales.

 

 

 

Fuente: http://aromasparaelalma.wordpress.com/2010/02/09/el-maravilloso-sentido-del-olfato/

Newsletter

Alta aquí para recibir Novedades y Ofertas en su E-mail

Ambifresh Facebook

Compartir en tu Facebook

Ambifresh en Twitter